lunes, 3 de febrero de 2014

Iniciar sesión y Cerrar sesión en Outlook


Un par de tareas que realizaremos con frecuencia después de crear correo outlook, son iniciar y cerrar sesión. Sin importar el uso que le demos a nuestro email, esto es algo básico, que tenemos que aprender.

Outlook cuenta con muchas características que permiten que la interacción con el usuario sea más intuitiva y sencilla. También ofrece muchas opciones de configuración y personalización, que muchas personas aprovechan al máximo, pero; también hay personas a las que solo les interesa enviar y recibir mensajes de email sin explorar todo lo demás.
A ambos grupos de personas les es útil por igual conocer como iniciar sesión y cerrarla después de crear correo outlook o revisar sus mensajes.
Comencemos entonces. Para iniciar sesión en Outlook, realizaremos los siguientes pasos: 
Vamos hasta la página http://outlook.com y proporcionamos nuestros datos de inicio de sesión, que son dirección de correo electrónico y contraseña. Para que nuestra sesión dure más tiempo activa, y no tengamos que ingresar los datos cada vez que visitamos el sitio, seleccionamos Mantener mi sesión iniciada. Claro que esta opción no es muy recomendable si usamos un ordenador compartido o si nos encontramos en un equipo que no nos pertenece, pues estaríamos dando libre acceso a otras personas a nuestra cuenta Outlook. Si es esta nuestra situación, podemos utilizar la opción para equipos públicos, la cual permite Iniciar sesión con un código de un solo uso y así brindarnos mayor seguridad. Finalmente clicamos en Iniciar sesión para que se nos dirija a la bandeja de entrada.
Una vez dentro de nuestra cuenta de correo Outlook, realizamos las tareas que tengamos pendientes, tomándonos tiempo necesario y una vez que terminamos con todos esos pendientes, y estamos listos para salir, realizamos las siguientes acciones:
Nos movemos hasta la parte superior derecha de la pantalla, hasta ubicar nuestro nombre de usuario, y hacemos clic sobre él,  y después simplemente clicamos en Cerrar sesión.
Dos sencillos procedimientos que utilizaremos con regularidad, y que no son difíciles de aprender. Aunque muchos podrían dar por hecho que esto es tan básico que cualquiera lo sabe, conocer instrucciones precisas no está de más.